Inmensidad

Estaba sentada bajo el sol, admirando la inmensidad del mundo como solía hacerlo. De pronto, comenzó a sentirse muy minúscula comparada con aquellas cosas, y sintió terror. La sensación de encierro y un pánico desbordante comenzaron a apoderarse de ella y ya no pudo controlarlo. Salió corriendo sin rumbo fijo; hacia algún lugar en donde la inmensidad no fuera tanta y pudiera respirar sin sentir miedo.

A lo lejos vislumbró un viejo galpón abandonado y allí se escondió. Respiró profundo y contó hasta mil, hasta que sus pulsaciones bajaron y su corazón se calmó al latir. Lentamente salió de su refugio y caminó hacia su casa, con paso lento pero firme. Tratando de esquivar el miedo y las voces malas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s