Reflexiones

Ayer subí un post hablando de la delincuencia, la pobreza y etc. Sobre lo que pienso, lo que me toca, lo que me hace encender algo adentro. Hoy me levanto con una noticia: me robaron. Entraron en la noche y se llevaron objetos personales, materiales, que van y vienen, claro está. En un momento de desquicie uno piensa en matar, en terminar con la vida de ese ser que entró , te invadió, te quitó lo que te costó tanto laburo conseguir. Pero me niego, me niego rotundamente a culparlos, a olvidar que son personas, me niego a hacer de mí eso que tanto odio y aborrezco. Me niego a desconocer la realidad inminente frente a mis ojos, a optar por el camino equivocado.

En un gesto de odio mezclado con dolor, fui a hablar con el agresor. Juró en mi cara que no fue , y por Dios que desearía que eso fuese cierto. Pero no es.

Acá estoy. Escribiendo esto. No pudiendo procesarlo de otra forma.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s